Vivir de rentas: ¿Qué tipos de inversión elegir para retirar una renta periódica?


La independencia financiera es un acontecimiento financiero posible de materializar si se actúa en el sentido correcto con decisión, ímpetu y apetito por aprender. Uno podría vivir de rentas, ya sea cobrando los intereses que ofrece una entidad financiera o colocar ese dinero en propiedades y percibir una renta por alquileres.

Lo que está claro es que las rentas con las que se pretende vivir, tienen que salir de la rentabilidad que te genere un capital invertido. A más capital, se puede tener una menor exposición al riesgo y aceptar una menor rentabilidad. Y con menos capital, habrá que arriesgar más, para conseguir mayor rentabilidad. Así funciona la base de este circuito.

“Hoy las inversiones en el mercado superan a la inflación, con lo cual se puede lograr un rendimiento positivo. La gran pregunta es cuánta plata estás invirtiendo y cuánto necesitás retirar. Y la rentabilidad tiene mucho que ver con el riesgo”, advirtió Daniel Vicien, gerente Comercial de Balanz Capital.

“Por ejemplo, nosotros manejamos un fondo de inversión de largo plazo, que se inició en 2011 y ha tenido rendimientos en promedio del 40% anual. Eso da un 573% de renta en estos años contra un dólar que en el mismo período dio 312% de renta. Por su parte, quienes apostaron por el plazo fijo, no llegaron a tener un rendimiento ni siquiera del 200 %”.

“Con esta inversión que ponemos de ejemplo, se le ganó a la inflación, al dólar y al plazo fijo y se podría retirar una suma en forma periódica. Si alcanza o no para vivir de rentas, depende del capital. Para tener una renta vitalicia hay que tener en cuenta que cuanto mayor es el horizonte de la inversión, mayor es la renta” remarcó.

Conocé las ventajas de los fondos de inversión vs. plazos fijos.

Para Daniel Vicien “se puede invertir por ejemplo en un fondo que tenga renta fija y renta variable, de bajo riesgo. En este caso un grupo de especialistas continuamente van administrando el dinero y obtienen buenas rentabilidades para lograr que sea positiva, pensando en el largo plazo”.

“Lo que hay que pensar es que si hablamos de un 40% anual de rentabilidad, estamos hablando de un 3% mensual. Si a esto le descontamos la inflación, por más que nos quede una renta positiva hay que tener en cuenta que el capital invertido debe ser considerable para lograr el objetivo de vivir de renta. No recomendaría un fondo de renta variable exclusivamente pero sí uno de renta mixta con una administración activa, para minimizar riesgos y maximizar rentabilidad a largo plazo”.

Por su parte, Paula Bujía Portfolio Manager de Allaria Fondos afirmó que “es posible tener una renta periódica y complementar un ingreso invirtiendo. Por ejemplo, un bono tiene un cupón, que puede ser trimestral, semestral, entre otras opciones. Si no reinvertís ese cupón en el mismo bono, podés retirarlo. En este caso hay que tener en cuenta que al no reinvertir, la tasa de retorno (la TIR) va a ser menor. Hay bonos argentinos que te pueden rendir un 5% (en dólares) y son de mediano plazo. Todo depende de la estructura del bono”.

“En pesos, tenés letras del Banco Central que rinden 26,5% anual con vencimientos de 30/60/90 días. También letras provinciales con estructuras variables. Por tanto es posible armar un flujo con una cartera de bonos tanto en pesos como en dólares, con una renta periódica. Luego uno decide retirar o reinvertir. Estos bonos, a diferencia de un plazo fijo rinden mucho mejor”.

“En otros países lo que se usa es invertir en acciones que pagan dividendos. Pero en nuestro país eso no se usa mucho. Hay mucha gente que cuando piensa en renta, piensa en el alquiler de una propiedad. Pero en ese mercado intervienen otras cuestiones como el inquilino, nuevas legislaciones, la exposición a períodos de vacancia, entre otros. En el caso de los bonos, si elegís bien el nivel de riesgo, es mucho menos problemática la inversión”, resaltó la gerente de Allaria Fondos.

Encontrá el mejor fondo común de inversión.

Fondos, los más adecuados

Sobre la posibilidad de armar una estrategia para vivir de rentas Félix Ehrman Co Portfolio Manager de los fondos de renta fija de Compass Group, resaltó que “los fondos de inversión son un vehículo muy apropiado para gente que busca una renta periódica. Cuando comprás una acción tenés un flujo de dividendos que es incierto. Vos estimás una tasa en base a la historia pero no está determinada. Cuando comprás un bono, tenés un flujo cierto de interés o renta y en algunos casos una amortización que se va pagando en cuotas y en otro lo que se llaman bullets que es la amortización al final. Pero en general para lo que son inversión en dólares esas rentas llegan cada 6 meses. Para los instrumentos en pesos se puede acortar a tres”.

“Así, quien quiere una renta con periodicidad tiene que vender en el mercado una parte de sus activos. Y cuando uno sale a vender tiene que absorber el diferencial entre precio de compra y precio de venta. Entonces generalmente pagan un precio más bajo que el cierre. Acá entra la utilidad de los fondos comunes de inversión. Los fondos abiertos determinan un valor de cuota en forma diaria. Y estamos obligados a pagar los rescates que haya cada día al valor de la cuota de ese día. Es muy ventajoso en este caso el rescate para el inversor ya que no tiene que buscar en el mercado un comprador”.  

“Según el momento de la vida en que se encuentre el inversor, la canasta de fondos que le conviene tener se va modificando. Un inversor que está en los inicios o en la mitad de su vida profesional y tiene más capacidad para tolerar volatilidad, puede acceder a fondos de acciones a largo plazo dan un rendimiento esperado mayor. En nuestro caso es el Fondo Compass Crecimiento. Y esto se puede complementar con algún fondo de renta fija cuya participación debería ir subiendo conforme ese inversor se acerca a su etapa de jubilación”.

“En Argentina también tenemos la variable de la moneda. Así existen tanto fondos en pesos como en dólares. Y es bueno que un inversor cubra una parte de su inversión del riesgo de la moneda”.

“En definitiva si se busca un ingreso para el día a día y la preocupación pasa más por la inflación en pesos se puede invertir en una cartera de bonos en pesos y en este momento obtener beneficios con las tasas de Lebacs en los niveles que se encuentran. En este caso conviene suscribir a un fondo T+1. Si tenés la presunción de que la tasa de Lebacs va a bajar, quizá se puede derivar la decisión a un fondo que pagan intereses atados a la tasa Badlar, como puede ser el Compass Oportunity”, concluyó Félix Ehrman.

Fuente: www.buscatufondo.com

Descarga Gratuita

Manual Fondos Comunes de Inversión vs Plazo Fijo
Personaje

¿Estás listo para encontrar tu fondo?

MÁS NOVEDADES